Gracias pelotita naranja

Bloody2
Brexit, Bloody Brexit
9 junio, 2017
terrazas_de_verano-07-beni_021-1
Terrazas de Verano
3 julio, 2017

Gracias pelotita naranja

Txomin Out2

Como todo estudiante de Derecho, yo también probé esa máxima de “no hay verano sin Romano” y allá, hace unos años, me quedé unas semanas de Agosto terminando de preparar aquel examen de Derecho Romano que finalmente aprobé en la convocatoria de Septiembre. Disfruté mucho. Quizá porque en sus páginas se esconde la gran mayoría del pensamiento y de la justicia modernas (el derecho civil y el penal beben directamente del derecho latino) y al final hay comportamientos del periodo clásico que son dignos de mención en pleno siglo XXI. Una de esas instituciones es la “Magistratura Romana”, el conjunto de dignidades, cargos y conjunto de atribuciones por las cuales Roma investía a un ciudadano para desempeñar determinadas funciones relacionadas con la administración y gerencia de la ciudad (ahí estaban los cónsules, pretores, censores, ediles, cuestores y resto de cargos que aprendimos en el cine y en los cómics con Astérix y Obélix). Una de las obligaciones de los magistrados, era, al término del servicio, presentarse ante el pueblo con objeto de ser sometido a la evaluación pública, con objeto de ser sometido a juicio, no tanto como premio (generalmente los magistrados disponían de bienes suficientes para retirarse, siendo el cargo público una dignidad social posterior a su riqueza) pero si como castigo si no fueran dignos de la labor encomendada llegando a ser desterrados si eran desleales a Roma. Sirva este comunicado como entrega de mi hoja de servicios ante el Populus.

Vayamos al grano. La ilusión ha movido mis/nuestros (aunque sea una carta personal, es imposible no usar la primera personal del plural en muchas ocasiones ya que, tanta gente ha sumado que de forma totalmente subconsciente  me acuerdo de los esfuerzos colectivos) pasos en este periodo de tiempo. Hemos podido desarrollar un proyecto de baloncesto “distinto” en Castilla la Mancha sin recursos públicos directos y con los menores costes fijos posibles, sin estructuras costosas gracias a las nuevas tecnologías y sobre todo, afrontar la necesidad de superar la etapa del anterior presidente federativo. No hemos sido profesionales (en el concepto que no se ha vivido de esto y no ha supuesto el 50% de nuestro tiempo disponible) pero si hemos sido voluntariosos y cercanos a cada uno de los miembros de los distintos estamentos del baloncesto de Castilla la Mancha. Esa voluntariedad y amateurismo comprometido ha generado muchos aciertos y bastantes errores.

En la parte positiva de la balanza hemos mantenido con vida una competición deportiva sana y sostenible durante un periodo muy complicado del baloncesto de Castilla la Mancha, donde éramos la vergüenza de toda España por la gestión precedente (que no heredada) de Ramón Granados García de Tomás. Nosotros, hemos ahorrado a los clubes varios cientos de miles de euros en licencias, cuotas, inscripciones, avales y arbitrajes. Hemos reducido a la mínima expresión las sanciones deportivas. Se ha minimizado a la ínfima expresión la burocracia y se ha ampliado la flexibilidad a límites insospechados en pagos y servicios a clubes. Se ha cumplido con árbitros en los compromisos adquiridos. Se han realizado fases finales y dado protagonismo a los municipios en esos momentos importantes donde se crea afición en Azuqueca de Henares, Guadalajara, Yebes-Valdeluz, Toledo, Torrijos, Talavera de la Reina, Villacañas, Cuenca, Mota del Cuervo, Tarazona de la Mancha, Albacete, Almansa, Villa de Don Fadrique, Consuegra, Ciudad Real, Puertollano, Valdepeñas, Tomelloso y Alcázar de San Juan. Se ha aportado transparencia en la gestión con la implementación de los centros de coste, nos hemos hecho cargo de varios cargos de gestión (actas, seguros de árbitros,…) sin imputarlo a nadie, hemos dado premios y regalos a los equipos participantes y sobre todo, hemos sido abiertos a las situaciones que iban saliendo. Es muy difícil ser justo, pero ha sido nuestra guía. Nuestra pequeña reivindicación a fecha de hoy es nuestro pequeño legado en la memoria colectiva.

También ha habido fallos que son necesarios mencionar. Ese exceso de flexibilidad ha ido en detrimento de la seriedad que los equipos y árbitros estaban acostumbrados bajo el modelo federativo. También las decisiones del Comité Sancionador podían haber tenido un punto mayor de dureza hacia todos los estamentos. La imposibilidad de instaurar un modelo popular/social/colaborativo del deporte competitivo dentro de una normativa institucional que salvaguarda  el modelo federativo ha sido un debe. La saturación de trabajo que a veces, aún llenando las horas de tareas, provocaba que no llegáramos a tiempo a todo lo previsto y un largo etcétera de pequeños detalles que más que bochorno, nos provoca un aprendizaje vital no solo ante la mejora del baloncesto, sino hacia nuestra propia existencia diaria. De antemano, independientemente del grosor de la piel de cada uno: perdón por los errores. Es lo que más me ha quitado el sueño ya que, detrás un problema, había una necesidad no cubierta o una reivindicación no satisfecha (o no explicada). Sirvan estas líneas de expiación y el retorno de las mismas como penitencia.

Tiempo de momentos increibles: Pabellones llenos (imposible olvidarse de las gradas de Consuegra, Torrijos, Puertollano…), sonrisas (las celebraciones de Puertollano y Cervantes en chicos y chicas), lágrimas (las rodillas en tierra de Basket Talavera de la última TOB) y sobre todo, sirviendo de resumen de este periodo de tiempo: un momento en el cual se ha podido disfrutar del baloncesto con toda la pasión que nos mueve a los amantes de este deporte, sin que hubiera más incidencias que las propias deportivas y el hecho de normalizar algo que nunca debió dejar de serlo: El baloncesto de Castilla  la Mancha se disputa en la pista, nunca  en los despachos ni en los silencios intencionados de nadie. Porque ninguno de nosotros está por encima de este deporte.

Han sido dos años muy intensos, de estar pendiente de todo lo que respirara baloncesto, dos años (literal, lo sabéis todos) enganchado al teléfono móvil, al correo electrónico, a las redes sociales, así como de dar servicio continuo en cualquier momento del día a todas las personas que necesitaban algo de la APBCLM. Dos años de sacrificio, a caballo entre varias capitales de provincia y a vuelo entre varias capitales de Estado. Si estas canas y arrugas hablaran. De  considerar el baloncesto como un hobbie maravilloso y una forma de ser consecuente con los pasos que había(mos) dado en la ASDFGH en los años previos a una pequeña carga maravillosa. “Podemos asumir este esfuerzo” (Junio de 2015). Ese servicio continuo no ha tenido precio para nadie (ha sido a golpe de ilusión, legaña y cafetera), pero si ha tenido un coste persolnal elevado. Por ejemplo y sin extendernos en ello (estoy bien, gracias), desde mediados de febrero, mis niveles de hemoglobina no daban para iniciar un partido de baloncesto y de forma totalmente gráfica, no quedaba más sangre por entregar. Poder compatibilizar familia, viajes, trabajo, proyectos, pareja, negocios, estudios, vida social, amigos, vida personal era y es francamente imposible. La  madurez a golpe de hostia viva en toda la cara duele y es bueno reconocer las limitaciones antes de llegar a decepcionarse a uno mismo. Más que bueno, necesario.

Por ello, una vez acabada la temporada deportiva en todas las provincias y a falta de terminar de liquidar económicamente el curso deportivo 2016-17 (de los socios a la APBCLM y de la APBCLM a los socios), transmito mi voluntad, ya manifestada hace fechas a la Ejecutiva de la APBCLM, de retirarme de las labores de presidencia y liderazgo de este proyecto una vez se hayan cumplido todos los compromisos económicos asumidos en este periodo de tiempo (los cuales deseo y aspiro que no se alarguen más allá del mes de Junio) dejando mi cargo a disposición de los socios para que tomen el camino deseado bajo una nueva dirección. Aunque haya voluntad de remar, la necesidad de cubrir nuevas etapas personales, las recientes y crecientes obligaciones profesionales así como nuevos e ilusionantes retos, superan ampliamente la recompensa personal del deber cumplido en este ámbito específico. Recalco que esta decisión es meramente individual y personal.

No quiero pasar la oportunidad sin mencionar y agradecer a tantísima gente que de una forma u otra, ha estado ahí, remando y compartiendo agujetas. Nada de esto hubiera sido realidad sin los abajo citados. No están todos los que son ni son todos los que están. Perdón por las omisiones y gracias por los momentos.

Aunque hable en primera persona, esto no ha sido algo individual sino el esfuerzo de mucha gente anónima o conocida girando engranajes para que cada fin de semana se superara el reto de afrontar una nueva jornada. Gracias al equipo APBCLM Background por estar 24/7/365 (como un servicio técnico indio de los buenos) para resolver dudas, atajar problemas, apagar incendios o comerse mis errores de falta de planificación temporal para que de cara al exterior pareciera que todo funciona. Desde Elena Tamayo,  que se ha encargado de estadística y de cubrirme las espaldas hasta Ismael Serrano Sánchez-Rey, la persona más generosa que he podido conocer en este periodo de tiempo, capaz de estirar las horas hasta el infinito y que, sin él no hubiéramos podido mostrarnos al exterior. Cronista de casi todas mis historias personales, repartidor puntual de sentido común y alguien a quien es imposible no admirar. ¿Sabeis eso de ser buen profesional y mejor persona? No es que se cumpla, se supera. Ismael, te debo dos Alhambras frías, la profesional y la personal y aun así, no llego a cubrir mi deuda contigo. Ese equipo del que han formado parte a lo largo de este tiempo también: Marina Diéguez, Antonio Torres, Arturo de Pablo, Nestor Corral, Ana Cristina Hernández, Jesús Granados, Sergio Sánchez, Bárbara Monge, Antonio Jesús Ruiz, Juan Luis García…así hasta 50 personas, casi todos los miembros de la ASDFGH que aparte de pitar/anotar, echaban una mano cuando podían en todo. Ya sé que digo siempre que el tiempo entregado hay que remunerarlo, pero le habéis echado tantas horas extras a la amistad que no podré pagarlo ni en varias vidas. Por favor, seguid trabajando en este proyecto tan bonito y en las ideas que compartimos con la misma ilusión del primer día.

Podría hablar de María Amarilla una vez más y aunque podría evitarlo, me apetece recordar quien es cada vez que tengo oportunidad. Esta vez no será menos. La Vicepresidenta es, ha sido y será, mi sombra y mi sol en cualquier cosa que haga. Desde 2005 que nos conocemos y de las pocas personas cuerdas que  conozco que en vez de decir “vale ya”, le dice “dame más” a este loco. La persona que más ha trabajado por cualquier logo/marca/sigla del baloncesto de Castilla la Mancha en el ámbito asociativo de largo. El motor, la biela, la culata, el volante, la gasolina, el taller. Todo. Una auténtica bestia de la naturaleza que no para de pensar y de trabajar por y para los demás. Pase lo que pase, decidas lo que decidas, estés donde estés y me encuentre donde me encuentre, puedes contar conmigo. Soy tu principal admirador y siempre seré incondicional tuyo. ¿Quien podía decir que dos locos bajitos que no habían cumplido los 30 años iban a poder llegar hasta este  punto a base de tener ilusión? Nadie, solo tú a golpe de sonrisa y de poleos menta.

Es imposible negar la fuerza que hizo el colectivo arbitral para defender sus legítimos intereses y que, sin su confianza y generosa entrega, no hubiera sido posible sacar unas competiciones donde más de 2000 personas estaban movilizadas cada fin de semana. Es legítimo reconocer a todo el colectivo arbitral de Castilla la Mancha, que han sido una de las patas más importantes de este proyecto en este tiempo. Todos han sumado. Los auxiliares de mesa, a veces tan olvidados, pero imprescindibles. Desde el joven anotador que tenía que madrugar y quitarse horas de fin de semana (y de estudio) para ir a Molina de Aragón en esos frías días de temporal en invierno hasta los más veteranos que tenían la responsabilidad de sacar finales bajo un entorno de presión ambiental con la certeza que todo iba a salir bien.  Y los árbitros, que semana tras semana, han ofrecido su disponibilidad, su profesionalidad e independencia al servicio de las normas del juego. Quiero resaltar a Jesús Granados, a Sergio Sánchez, Luis Alberto Sánchez Mayoral, a Víctor Camacho, a Pedro Parra, a Alberto Copeiro del Villar, a Jesús Martínez de Cabo y a Juan José Ballesteros, los cuales han designado en todo este tiempo en cada una de las zonas provinciales y en el conjunto de la comunidad autónoma. Por extensión también al Grupo Expediente XXX (Paco Cuenca, Alberto Román, Juan Manuel de Toro, Jerónimo Anaya…) por “soportarnos”. ¿Qué puedes hacer cuando las cosas funcionan solas gracias a ellos? Reconocérselo, mirarles a los ojos y compartir el reconocimiento que se han ganado a base de ser pequeñas hormigas preocupadas por el resto de la colonia. Mención especial a Esperanza Sánchez, que a base de trabajo y capacidad, se ha ganado mi respeto y admiración “lo que diga Espe y está en su excel, va a misa”. Ole, ole y ole.  Por favor, a quien corresponda, úsenla para todo. Responderá siempre. Por último, me gustaría hacer un aparte dedicado a Cristobal Monasor, el  primero que fuera de Guadalajara pensó que “otro baloncesto era posible”, el primero que me empezó a llamar Chemi (“¡Si yo naceré y moriré como JoséMi! Si Chemi no me llama nadie nunca!”)  y el que ha sido lider espiritual de una familia de galos en Cuenca que desprenden cariño y amor por este deporte. Un hombro en el que llorar y una silla de jardín en la que reir. La coherencia por encima de la necesidad. Gracias Cris, una y mil veces. Mi única petición a todos los del silbato: enseñad a los jóvenes, ofreced vuestra experiencia (la positiva y la negativa) de todo lo que habéis vivido y sentiros orgullosos de vuestro camino. Aunque el proyecto asociativo (ASDFGH por ejemplo) es anterior al parón arbitral de la temporada 2014-15, digan lo que digan, sin vosotros, la APBCLM se hubiera quedado en un cajón y en un registro de la JCCM. Tenedlo  presente y estad orgullosos de ello. No dejamos de ser lo que somos y lo que fuimos.

He tenido la inmensa fortuna de conocer a magnífica gente que en su momento depositó su confianza  en mi para arrancar un proyecto que paliara la agonía de los últimos coletazos de la nefasta gestión de Ramón Granados. Muchos equipos que, de oídas (“¿Quienes son esos de Guadalajara? ¿Por qué ellos? Bla bla bla…”) en el verano de 2015 nos dieron el apoyo suficiente para organizar algo paralelo y rebelde a lo establecido hasta el momento por las circunstancias del momento. He tenido el placer de descubrir la profesionalidad minuciosa de Pascual Vizcaino al frente del CB Almansa o el “Trust The Process” de Luis Miranda y Pruden Almenada al mando del Guadalajara Basket, la pasión de Lorenzo Motilla y de la gente de Quintanar del Rey, la marea amarilla del Basket Cervantes (Carlos, Ramón, Roberto, Ramiro…esa directiva es el Dorado) y la marea verde del CEI Toledo con la exquisita educación de Carlos Delgado, la tranquilidad y seguridad de Carlos Roca, Luis Rodenas y Abel Torres en Socuéllamos, el cariño en redes del CB Torrijos y del CB Villacañas a cargo de JuanFran y de Raul respectivamente, la ilusión (en mayúsculas) del CF Almodovar y de Juan Ruiz Aragón (todos queremos a alguien así en nuestro equipo #estetiomola), el absoluto compromiso de Juan Vicente Alcañiz y de Basilio del CB Fadrique con su localidad, empatados y sin prórroga esta vez con Jesús Tomás González, el CDEE Basket Yunquera y su municipio. La apuesta de futuro del CB Basket Talavera por los más jóvenes gracias a los más veteranos. La fuerza y orgullo (entendido en el buen sentido de la palabra) de Moncho de Miguelturra (con media docena de estos no habría habido conflicto en Castilla la Mancha). El absoluto señorío de Enrique Evangelista, de las personas que más han dado al baloncesto de la región y que más en silencio han estado. Yo alzo la voz por él y me descubro. Eso si, si me dijeran de que equipo eres o por el cual tienes especial sensibilidad, lo tengo claro: me quedo con la familia del CB La Solana ya que, mi amistad  con muchos de sus integrantes nace desde antes que este proyecto fuera imaginado. Gracias a la familia Chacón por abrirme, no solo las puertas de vuestra casa, sino también las de vuestro entorno. Nos vemos de amarillo, torrezno en mano en las gradas de la Moheda.

Pero esto no queda aquí, quedan muchísimas cosas pendientes. A José Manuel Fernández del CB Bolaños le quedan muchos conciertos que disfrutar en Madrid (tienes casa, desayuno y derecho a usar Spotify), a Paco Úbeda (Rookies) le quedan varias cajas de botellines que vaciar y seguir dándome lecciones de como ser responsable con las cuentas con la diligencia de un excelente padre de familia (él calculó al céntimo las dietas de la temporada 2016-17, incluso más exacto que yo), a Carlos Abengozar (Grupo76) poder darme lecciones de como gestionar el tiempo para hacer lo que le gusta y seguir estando orgulloso de #lasdelpueblo, a José Navarro del CB Pozuelo le quedan muchas clases de cualquier deporte que dar a este loco bajito, a José Emilio García Cerezo (CB El Casar) le debo mis piernas y mi espalda para que me las cuide una vez renuncie a las armas, al responsable de las “Experiencias APBCLM” (ojo, que casi voy a su boda) le falta saber (de verdad) donde están las mejores hamburgueserías de Madrid y no por Trip Advisor (el cariño minero es colectivo, sin pelusillas escribanas), a Javier Soria Arroyo (CB Infantes) darme de comer y de beber en las fiestas de su localidad (ganas mil) y tantos etcéteras que podría escribir un libro de anécdotas sobre el Baloncesto de Castilla la Mancha en estos dos años (es  más, puede que publique en este blog algún capítulo de este tiempo como recordatorio de esta etapa). También hay que mencionar a las instituciones públicas, que, aunque no han aportado recursos económicos directos a la APBCLM, de forma indirecta si le han dado oxígeno a los equipos con la cesión de pistas y el otorgamiento de subvenciones para apostar por este modelo y por sus propios deportistas zonales. A Diputaciones y Ayuntamientos, vuestro cachito de reconocimiento. Y por último a los mecenas y benefactores anónimos que hasta la fecha han sumado y que siguen apostando por el proyecto APBCLM (de la forma que sea a partir de hoy) mi anónima mención y sobada de lomo en este punto.

Y por último y sin venir a cuento de la historia, pero para cerrar el círculo, a Luis Fernández-Cendejas y a Santiago Sánchez, que en Camino de Santiago (2010) me animaron a “tocar las gónadas a quien me/nos había faltado al respeto sin conocerme/nos”. Ha pasado casi una década desde que dejé de ser árbitro federado, exactamente el mismo día que un máximo directivo federativo regional bajó al vestuario en unas Semifinales de 1ª Autonómica Masculina para “recordarme quien debía ganar ese  partido”. Ante mi cabreo y negativa (así como la de mi compañero de silbato, VFC, todavía en activo y testigo del incidente), tan solo recibí un “eres un mierda, no sabes lo que haces y nunca vas a llegar a nada en el baloncesto estando yo al mando de esta federación”. Con el paso del tiempo y casi una década después, querido ínclito, tengo a bien recordarte esta, nuestra última conversación que tuvimos en persona y devolverte la sonrisa con la que te despediste dando un portazo. Gracias por la motivación. Nunca fue venganza. Fue honor y justicia.

A todos, gracias. Se han abierto tantas puertas de hogares y me han ofrecido tantas barras de bares, que mi sentimiento en estos momentos haciendo inventario vital es de estar sumamente abrumado por el cariño recibido.  Tendría que ser inmortal para atender a tantas muestras de aprecio. Y aunque poco, todavía duermo algo entre  la cena y el desayuno de diario. Gracias.

Muchos me habéis preguntado por la Federación de Baloncesto de Castilla la Mancha y he esperado a estas líneas para decir “esta boca es mía” (por cierto, ojala la toque Joaquín Sabina en el Concierto de esta tarde en el Palacio de los Deportes). Casi todos me habéis preguntado sobre las opciones de “fusión”/ “colaboración” / “lo-que-sea-conjunto” y a fecha de hoy, puedo aseverar que no ha habido ningún intento real de llevarlo a cabo más allá de buena voluntad por todas las partes. Nadie de la directiva APBCLM se incorporará a ninguna tarea FBCLM  en la temporada 2017-18 y me/nos deja un punto de desazón no poder seguir sumando a la causa del baloncesto regional. No obstante, también es lógico. La actual ejecutiva FBCLM tiene el derecho de elegir su camino y desde estos renglones, mi respeto a esa decisión. Si no considera que podemos sumar, amén. Tienen el beneficio de la duda de actuar y de aportar soluciones porque han sido elegidos para ello en urnas. Tienen el derecho de ser los dueños de sus propios aciertos y de sus propios errores. Igual que yo he tenido esa posibilidad en este tiempo. José Luis Rodrigo es  un excelente gestor, un corredor de fondo en el baloncesto regional que arriesgó mucho para derrocar a Ramón Granados y que tiene derecho a desarrollar su visión. ¿Conseguirá llevar a cabo la función por la cual ha sido elegido? No lo dudo. Es absolutamente capaz y su hoja de servicios le delata como una de las personas más válidas para llevarlo a cabo. Los éxitos de José Luis, serán los éxitos del baloncesto regional. Su primer acierto es rodearse de un gran equipo de personas con altas capacidades. No puedo esconder mi admiración personal hacia Alfonso Arraez y sobre todo a Fernando García Alhambra, ni tampoco oculto mi reconocimiento profesional a José Esteban Galvez, Ricardo Fábrega o Emilio Pérez Pizarro. Y está Ismael Serrano en el proyecto, la única persona que saldrá dos veces en este texto (por algo será). Ánimo, suerte, paciencia y esfuerzo para todos. Hay una deuda que afrontar y muchas ilusiones que satisfacer.  Tan solo os pido, desde mi derecho a la opinión (y que mientras desciendo por la cara sur de la montaña sigo teniendo un posición privilegiada del horizonte) que tengáis en cuenta 3 cosas imprescindibles, nudos gordianos del futuro próximo que se nos avecina. 1\ Lo más importante es tener un buen seguro deportivo y una gestión diligente del mismo. Es el mayor problema del deporte amateur-semi competitivo actual. Unas primas que van creciendo año tras año y unos jugadores que demandan mayores servicios por el precio que pagan. Los lunes la salud es lo único que queda del fin de semana. 2\ La deuda arbitral, federada y escolar, sigue estando vigente y aunque a veces mal vistos por su posición de jueces del juego (yo también me cabreo a veces en el Juzgado con algún togado,  pero entiendo que es parte del ‘business’) son parte imprescindible del deporte. Esa rueda debe dejar de girar porque estamos quemando capital  humano muy rápido. 3\ Revisad avales en la medida de lo posible, la necesidad de capitalizar la federación choca con la situación de muchos clubes pequeños (o grupos de amigos) que no tienen respaldo municipal o aún teniéndolo, tienen problemas para cubrir esa partida. Consejo de jarrón chino. Sigo bajando la montaña.

El Baloncesto de Castilla la Mancha goza de buena salud. Tenemos 2 equipos en LEB Plata (mi reconocimiento al equipo de La Roda con un proyecto basado en cantera); aquí también contaría al equipo del Albacete Basket, el cual volverá a la categoría que se merece y a un grupo de equipos en EBA que dejaron hace años de ver el descenso como una preocupación. Como retos, tener un equipo en LEB Oro que sea referencia regional (y sostenible en el tiempo) así como que la provincia de Toledo recupere un equipo de referencia en EBA. Hay mimbres en Nacional/Especial para desarrollar a jóvenes con talento y una excelente hornada de entrenadores con ganas de comerse el mundo en formación diaria y campeonatos de España. Jugadores que se marchan al extranjero con carteles de estrella (mi paisano Carlos Calvo el último) y la sensación que con ilusión, no hay techos de cristal. Nuestro baloncesto regional ha superado la Dictadura y el Imperio (aunque siga habiendo coletazos de su legado) y este loco bajito rebelde de la resistencia (yo, que debuté con 15 años en tercera autonómica y que era un base que agitaba muy bien las toallas) ya me/nos he(mos) comido un buen tramo de la Transición. Los siguientes que empiecen a instaurar la Democracia, por favor.

Por último, una pequeña reflexión personal. Me preguntó una persona muy cercana a mi en estos momentos hace relativamente poco cuando le transmití esta decisión: “¿Realmente vas a echar de menos esto?”. Buena pregunta. Toda mi vida me he dejado llevar por pasiones que dieran aderezo al resto de tareas y rutinas de la vida. Proyectos a 1-2-3 años que ilusionaran, retos que parecieran difíciles a priori pero luego se han podido digerir (tal como me enseñó José Antonio Portilla, acreedor mío a día de hoy de muchas cosas, “no hay problema que no se solucione con 1.000.000 de horas de trabajo”…¡Cuanta razón!) y a mis escasos 32, ya llevo varios de esos a cuestas. Una meta no es más que la salida de la siguiente etapa. ¿Echaré de menos esta punto? ¡Claro que si! Pero mientras haya música de fondo (y gracias a Dios, tengo unas raíces fuertes personales, familiares, emocionales, académicas, profesionales, las cuales he aprendido a ponderar y priorizar en esta etapa) seguiremos improvisando con buen ritmo. Echas la vista atrás y lamentas muchas de las renuncias que has podido hacer, pero también aprendes a saber el momento exacto en el cual debes entregar ese tiempo a tu familia, a tus amigos, a tu pareja, a tu mascota y sobre todo a ti mismo. Ese momento ya ha empezado.  Es lo que tiene tener muchas barajas, que no te conformas con jugar únicamente al solitario. “¿Realmente vas a echar de menos esto?”. Mi respuesta: He disfrutado de lo mejor del baloncesto de Castilla la Mancha y he sido un privilegiado por ello. Nadie ha vivid, salvo yo,  en la última década esto y puedo saborear esta fantástica sensación. Ahora lo seguiré haciendo como aficionado o como colaborador asociativo. Mientras tanto, a recuperar ese  tiempo pendiente.

En todo caso, me gustaría cerrar estas líneas tal como las he empezado, dando las gracias. Ha sido un orgullo poder haber tenido la responsabilidad de observar como se está trabajando en el baloncesto de Castilla la Mancha durante este tiempo, ha sido un verdadero honor y un privilegio haber compartido este tiempo, mano a mano con tanta gente, en la promoción del deporte que amamos y disfrutamos, ese que tantas alegrías y sinsabores nos puede llegar a dar. El baloncesto es esa droga implacable que nos lleva a un estado de ánimo único y solo aquel que lo prueba es capaz de llegarlo a comprender. Quien vive sin pasiones, no sabe lo que es vivir. Bendito deporte. Bendito baloncesto. Gracias pelotita naranja.

¿Qué mas puedo decir? Txemi Out

2 Comments

  1. Jose Emilio García Cerezo dice:

    Gracias a ti siempre por estar ahí, siempre dispuesto, siempre amable, siempre tan profesional y siempre gran amigo.
    Te deseo lo mejor en tu futuro y se que donde vayas siempre irás dejando rastro..
    Rastro de grandes amigos porque tu así lo eres.
    Aquí estoy para lo que necesites.
    Un abrazo enorme

    • JoseMi Peñas JoseMi Peñas dice:

      Gracias señor Emilio 😉 Este año te he visto menos, pero nos debemos una tarde! Un abrazo enorme y gracias por las buenas palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *