Cuidado con los impuestos

Unicornio Verde OK
El Unicornio Verde (I)
8 abril, 2017
felicidad
La Dictadura de la Felicidad
19 abril, 2017

Cuidado con los impuestos

impuestos

impuestos

La presentación de declaraciones tributarias e impuestos es uno de los principales quebraderos de cabeza de cualquier emprendedor. No solo es el largo camino al inicio del proceso de creación de la empresa, sino todas las declaraciones periódicas que deben realizarse cada trimestre. Vamos a poner el ejemplo de una sociedad limitada unipersonal en el cual opera la mercantil como persona jurídica y el empresario como persona física de forma indistinta pero ambos teniendo capacidad de obrar en el tráfico económico.

La primera toma de contacto con la AEAT es el Modelo 036 de alta censal. En él, ya reflejamos nuestra petición para pedir el NIF provisional para que la sociedad pueda funcionar desde el momento de constitución notarial (la petición del NIF provisional puede hacerlo el propio notario en nuestro nombre y agiliza mucho poder operar con la nueva sociedad), nuestros datos fiscales (domicilio, titulares, locales…) y nuestra propia actividad (el IAE en el cual vamos a estar reflejados). Es muy importante estar perfectamente definidos en el tipo de actividad a realizar (sobre todo si trabajamos con la administración pública y nos presentamos a algún tipo de licitación pública de cara a la calificación de nuestra empresa). También ahí colocamos nuestras obligaciones tributarias (casi siempre de tipo trimestral al inicio de la actividad económica por nuestro volumen de facturación). En general, tendremos  obligación de hacer el IVA (303) y el IS (200)  ya que son los dos impuestos que rigen el intercambio de bienes o servicios. El valor añadido que se le da por nuestro trabajo/intermediación y el impuesto sobre beneficios ya que es la finalidad de nuestra constitución.

También hay otros impuestos posibles al inicio de la actividad como son las retenciones a los trabajadores (si tenemos personal contratado) mediante el modelo 111 y si existen alquileres, también es necesario valorar si entramos dentro del ámbito de aplicación del modelo 115, que son retenciones por este concepto. Al igual forma que si dudamos sobre si nos practican retenciones como persona física o no, es bueno consultar con un asesor fiscal competente para ver si es necesario o no presentar el modelo 130 y si el método de obtención de rentas es mediante estimación directa normal/simplificada u objetiva (los llamados “módulos”). Si nuestro sector tiene especial normativa, hay que ver si debemos inscribirnos en la obligación de impuestos especiales (por ejemplo los vinculados con hidrocarburos o aquellos especialmente gravados por la ley) y si vamos a operar en el tráfico económico europeo, si debemos darnos de alta como operadores intracomunitarios (modelo 349). Este modelo no es automático en la inscripción del registro por lo que, debemos preveer si vamos a operar más allá de nuestras fronteras porque nos pedirán pruebas de la existencia de esa relación comercial exterior.

Tras solicitar el NIF definitivo (nos piden mandar las escrituras pasadas por la CCAA correspondiente para la liquidación del impuesto AJD, que está exento y a su vez, presentado en el Registro Mercantil correspondiente), podemos relajarnos unas semanas sabiendo que los meses 1, 4, 7 y 10 del calendario debemos presentar declaraciones trimestrales para ponernos al día con la obligación de saldar nuestros compromisos con la administración tributaria. Incluso si no hemos facturado nada, hay que presentar los impuestos como sin actividad/negativo. La multa por no presentar una liquidación (la responsabilidad cae sobre el obligado tributario) es de hasta 300€ (reducciones aparte) dependiendo de la calificación de la infracción por lo que, es mejor preocuparse de forma periódica al inicio de los citados meses de Enero, Abril, Julio y Octubre para no ver como nuestra cuenta corriente mengua tras los consiguientes procesos de inspección y de comprobación tributaria.

También, una vez al año hay que liquidar los principales impuestos. El Impuesto de sociedades siempre va acompañado de la elaboración de las cuentas anuales, es decir, el momento en el cual se liquida el ejercicio anterior y los socios de la mercantil deciden que hacer con el dinero. Consiste en entregar (de manera simplificada) un balance, una cuenta de perdidas y ganancia y una memoria (los estados financieros básicos) mediante una contabilidad acorde a las Normas vigente en cada momento. La persona física,  debe tributar y hacer compendio de lo que ha generado durante el año con la declaración de la renta (entre abril y junio de cada año sobre sus ingresos del año anterior), aquí se tendrá en cuenta la situación familiar/personal así como las retenciones y deducciones practicadas.

Por último, todas las declaraciones trimestrales tienen modelos informativos obligatorios anual para cotejar que la información está bien presentada y que no ha existido fraude. Aquí se cruzan los datos entre empresas y por ello la primavera suele ser el momento del año demás inspecciones para corroborar que lo declarado es correcto o es motivo de distintas valoraciones por Hacienda. Entre las declaraciones informativas más importantes está el 390 (del IVA), el 347 (relación de operaciones de más de 3000€ por proveedor/cliente), el 180 (retenciones de alquileres) y 190 (de retenciones e ingresos a cuenta). Muy importante que en los meses de enero y de febrero no se nos escape esta obligación.

Los impuestos son más complejos de lo que parece. Hacer una declaración es sencillo, pero la normativa de este país es muy extensa y existen deducciones que casi nunca se aplican o normas habituales que al contribuyente medio se le escapan por desconocimiento (él es un profesional de su empresa y debe dedicarse a ella), por lo que, es necesario delegar  o poner en conocimiento de un asesor fiscal competente las distintas inquietudes y obligaciones del empresario, que por desgracia en este país son múltiples y variadas.

Publicado en Bardales Valley el 16 de Abril de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *