Ahorrando que es participio

terrazas_de_verano-07-beni_021-1
Terrazas de Verano
3 julio, 2017
decoracion-tienda-fruteria
Mi frutera Matilde
28 julio, 2017

Ahorrando que es participio

186634754

Lo bueno de los economistas es que tenemos una capacidad fascinante para introducir términos en el imaginario colectivo que sirven de referencia para la gran mayoría de los problemas de nuestro entorno. Hemos pasado de la época donde la “prima de riesgo” copaba todas las conversaciones de sobremesa, buscando una explicación en las “hipotecas subprime”, denostando a nuestros jóvenes dentro de la “generación nini o ninja” y por supuesto, refiriéndonos a los salarios al final de mes como “mileuristas” como punto de referencia de nuestra posición social. No deja de ser algo inherente a nuestra profesión: conseguir reducir algo sumamente complejo (detrás de las palabras suele haber una poderosa lógica matemática) en explicaciones sencillas entendibles para cualquier persona, ya tenga experiencia o no en la materia. La próxima parábola económica es la denominada “hucha de las pensiones”.

Los medios de comunicación han entregado un mensaje contradictorio últimamente. Por un lado, la Ministra de Empleo (Fátima Báñez) ha declarado que las pensiones están aseguradas ya que, 9 de cada 10 euros que se destinan a la contraprestación del estado, por las cotizaciones laborales de los trabajadores retirados, se financian con el propio ahorro de los trabajadores en activo. En el otro lado del espejo, cada seis meses, coincidiendo con el pago de la paga extra de los jubilados (junio y diciembre), se anuncia que el Consejo de Ministros aprueba una retirada de fondos de ese “cerdito social”, un fondo creado en época de bonanza económica para compensar tanto posibles situaciones coyunturales de déficit de la Seguridad Social (a priori imprevisible) así como el esperado desequilibrio demográfico fruto de una alteración de la pirámide de población: mayor esperanza de vida y menos nacimientos (sucesos seguros de identificar). ¿Quién tiene razón? ¿La ministra hablando de certezas o las cifras hablando de incertidumbres?

Como toda paleta de colores, los grises son más abundantes que los tonos negros o blancos, aunque en este caso la balanza cae sobre el sentido común y no sobre el Gobierno. Dejando de lado la estructura piramidal de los sistemas de reparto de pensiones (ilegales en el sector privado) o ignorando otras posibles formas de paga a mayores cotizantes, los cuales tardarían décadas en implementarse (sistema de capitalización, mixto, mochilas austriacas…), es evidente que hay una clara e inmediata necesidad de fondos por parte de la Seguridad Social para mantener los pagos periódicos en este mismo nivel adquisitivo. Mientras tanto, el Gobierno sigue inyectando “préstamos” a la Seguridad Social para cumplir sus obligaciones. En los últimos días, 10.192 millones de euros han salido de la Sacristía central para la Capilla social para cumplir con los menos jóvenes de la casa. Cierto es que en los años 90 ya hubo préstamos similares, pero al final la amortización de los mismos ha sido menor al principal o directamente han sido condonados ¿Es sostenible todo esto? En absoluto, a medio plazo, ya sea vía coeficientes de sostenibilidad o vía inflación, las pensiones medias caerán drásticamente y por ello, la red de protección de nuestros mayores será mucho menor que ahora. Claro que habrá pensiones, pero para los que nos jubilemos a partir del año 2050 (por ejemplo, el que suscribe) veremos como la pensión recibida, cotizando de forma similar a nuestros padres, será, según los estudios, entre un 40% y un 50% menor, en términos de capacidad de compra de lo que se recibe hoy en día. Casi nada la tijera

¿Cómo proceder ante esta situación? El estado siempre servirá de protección a los ciudadanos, pero el hilo sobre el que se teje el estado de bienestar cada vez será más fino y habrá una triple huida hacia delante. Por un lado un fomento de los planes privados con una fiscalidad más amable en el momento de rescate (ahora mismo se reduce la base del IRPF, pero se tributa por la totalidad del plan a término), una resignación/reducción de las aportaciones públicas y de los servicios al ciudadano mayor al que se viene produciendo en los últimos años (sobre todo en bienes preferentes: vivienda, educación, sanidad…) o un aumento de la presión fiscal o cotizaciones sociales que provoque una mayor recaudación y por ende un mismo reparto entre un número mayor de beneficiarios.

Las pensiones son uno de los problemas más importante de la economía en actualidad, siendo la tercera parta del taburete de la trinidad presupuestaria (junto con el empleo-paro y la deuda). El crecimiento económico se basa en gasto e inversión pero las pensiones son una reducción del dinero de hoy para pagar algo mañana (el concepto de ahorro). Y ahora en época de escasez ¿Qué hacemos? Lo de sorber y soplar, lo de estar en misa y replicando, lo del plato y las tajadas, lo de cantar y comer, lo de dormir y guardar la era. Ahorrando que es gerundio, ahorrando que es participio. ¡Qué más da! Lo de planificar el futuro o de salvar el presente. El pan para hoy y el hambre para mañana. ¡Qué más da! Migas de pan y punto.

thumbnail_Logo Sección Guadalajara

Vocal de la Sección de Guadalajara del Ilustre Colegio de Economistas de Madrid. Colegiado Nº 26.463

Publicado en la edición en papel del periodico “Nueva Alcarria” el 14 de Julio de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *